Ni mamados ni vergones. Representaciones de los maricones.

El viernes es un ritual de la vida contemporánea en la que los habitantes se pone sus mejores atavíos. Desfrenados buscan la noche, los ruidos que torpemente ensordecen. Otros hombres con los cuáles compartirán su deseo. Como buen habitante del mundo moderno me decido repetir este ritual. En lo que voy ornamentando mi cuerpo y preparándolo para las danzas de Baco, reviso mi FB, observo que mis amigos likean y comparten fotos de Adonis con grandes pectorales y el abdomen marcado. Mis ojos absorben esos cuerpos, se los tragan. Ya es tarde, decido irme. Llego a la bacanal, danzamos todos, humo falso, sonidos bit, pieles que expelen libido. En las paredes del antro de nuevo veo esas representaciones monumentales, esas odas a las grandes vergas. Salgo exhausto, nos regalan condones, éstos contienen instrucciones sobre como deben usarse y una fotografía de un joven mamado acompaña la información.

Ya los feminismos nos han advertido acerca de lo que los cánones de belleza implican. De todo el régimen de lo corpóreo y las exigencias que existen. Cirugía plásticas, senos operados, reducir tallas, bulimia, blanquear la piel, moda son lo que constituyen. Me pregunto si acaso estas mismas demandas existen hacia el cuerpo de los homosexuales. La publicidad, internet, los antros, nuestros conocidos y amistades, el arte, redes sociales, constantemente nos muestran estos sujetos de cuerpo y cara “perfecta”. ¿Cuáles son las implicaciones?¿Qué es lo que me hace ruido de estas corporalidades?

La mayaoría de esas corporalidades son sujetos que no nos representan o que representan a una minoría de la nuestra población. Sujetos blancos, ocidentalizados. Rara vez podemos ver otros hombres con otras características, otros colores de piel, más delgados, gordos, morenos, ojos rasgados, etc¿Qué acaso esos cuerpos no son deseables? Aparte de ser una coreografía de como se de debe construir el cuerpo, músculos marcados, también es una pedagogía de cuales son los cuerpos que se desean. Muchos de mis conocidos y amigos, están preocupados por alcanzar ese ideal de belleza, por tener estómago de lavadero, brazos de Max Steel. Estretegia de supervivencia hasta mundo gay que exige carne como tributo también, ruptura constante en la construcción de su persona, ya que ellos no encajan en esas exigencias corporales. Endoracismo disfrazado de deseo, que nosotros mismos no somos deseables. SI lo somos entonces por que no nos representamos, con todas nuestras diversidades, de rasgos físicos, de colores, de tamaños de penes, de clase, etc. De la publicidad entiendo su juego, lo señalo y trato de combatirlo. Pero el arte que supone debería ser un espacio de crítica hacia estás imágenes, sigue siendo fábrica de esa tiranía visual. Artista gay les invito a ponerse al margen del discurso, comenzar criticar desde múltiples espacios y expresiones el régimen del cuerpo.

No somos esos cuerpos mamados y vergones, no somos esos sujetos blancos de ojos claros, somos otros cuerpos también deseables, también deseantes. No nos reduzcamos y nos autobjetivizemos, volviéndonos torsos y perdiendo el rostro, transformándonos en brazos y perdiendo el habla.

Tadeo Cervantes

Anuncios

4 comentarios en “Ni mamados ni vergones. Representaciones de los maricones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s