Encuentro Akelarre Cuir (discurso del Bloque Rosa)

Buenas tardes. Nosotres somos Bloque Rosa. Agradecemos al MUAC y al Akelarre cuir por darnos voz en este encuentro.

 

Sin duda todas las personas, de todo el mundo, de todas las lenguas, de todas las culturas, somos lenguaje, construcciones sociales. Es decir, maneras de nombrar y de ser. Por esa razón nuestra amplia diversidad no puede sujetarse nunca a ningún paradigma. Aunque así nos lo hayan hecho saber. Lentamente entendimos que bajo el pomposo nombre de la educación, se nos creó un sistema de sometimiento y dominación, una construcción social forzada, impuesta, ante la cual hoy nos rebelamos. Nos liberamos.

 

Nosotres somos Bloque Rosa, y antes de serlo estábamos ya en las calles, luchando y resistiendo, pero decidimos conformarnos como tal bajo una visión diversa. Necesaria. Urgente. Y más que feminista, donde el epicentro es tomar conciencia del sistema de opresión y abuso, nos constituímos transfeminista, porque además de esa conciencia, está nuestra rabia para cuestionar, autocuestionar, y deconstruir. Transfeminismo como ese espacio donde todas las personas podemos ser y no ser, sin nada que nos sujete. Transfeminista y además cuir, porque todo eso que tampoco puede encerrarse en una categoría es cuir. Así de sencillo. Repito: Nos liberamos.

 

Bloque Rosa decidió salir a la calle para soltar un poco las ideas y enunciaciones, y poner nuestros cuerpos en las marchas, las protestas, la toma, las manifestaciones colectivas, firmemente convencides de que no se puede pugnar una transformación social si no hay una lucha activa contra esa educación impuesta. “Finalmente la lucha contra el sistema que nos rodea, no es más importante que la lucha contra lo que del sistema tenemos interiorizado”.

 

¿Por qué el cuerpo? Pues porque en él habita toda nuestra sexualidad. El cuerpo, porque les guste o no somos personas sexuadas desde que nacemos hasta que dejamos de respirar y morimos. Esa es la realidad. Una realidad que no se nos presenta en ninguna escuela, ninguna telenovela, y en ningún museo. Nuestros cuerpos han sido siempre campos de batalla de este sistema opresor. Y no lo vamos a seguir tolerando, nunca más.

 

Somos el bloque en la calle que muestra las diferentes expresiones sexo-afectivas, solidarias, sororarias, transfeministas, somos el bloque que reniega de los políticos, pero que se rehusa a que se criminalice e insulte a las putas como las gestantes de esta lacra corruptiva, por ejemplo; somos la diversidad de cuerpos, de ideas, de identidades, somos la propia lucha para hacer presente la diversidad y deconstruir los modelos hegemónicos y violentadores de todos los derechos humanos, porque los derechos sexuales y reproductivos son también derechos humanos.

 

Por eso aprovechamos esta voz aquí, ahora, para decir: Basta ya de escudarse en la academia, y los discursos, sean de líderes y activistas, y artistas, y obras, etcétera. Basta ya de decir que esto, aquello y lo demás, es complejo y es subjetivo. Asumamos de una buena vez la amplia diversidad y las construcciones sociales libertarias, para tomar posturas y defenderlas, y también tomar caminos, y alianzas, para transformar, para transitar. Y si queremos definir algo, hagámoslo.

 

Las grandes certezas teóricas se desmoronan. Pero nuestros cuerpos nunca, nos acompañan siempre, mientras vivimos.

 

Por eso en Bloque Rosa priorizamos además el contacto directo con las personas, porque solamente ahí puede conocerse y experimentarse toda su diversidad. Pensar que las personas oprimidas y violentadas no son sujetas de dignidades y de derechos humanos porque no ostentan un título nobiliario o universitario, o no hacen arte ni son artistas es no menos que renegar de esta amplia diversidad y de negarse soberbiamente a reconocer que las prácticas sociales personales son totalmente válidas en la construcción de verdades. Cada persona en el mundo, como dice Beatriz Preciado, posee la tecnología para crear verdades… poseen cuerpos y diversidades, en sus cuerpos están sus tecnologías.  

 

Y si este encuentro akelarre tiene como eje analizar la complejidad de los discursos feministas y las maneras en que estos crean nuevas subjetividades, y el MUAC tiene como misión el entendimiento del arte como un espacio complejo del saber donde se producen experiencias sensibles, afectivas y de conocimiento, que permiten a sus públicos relacionarse reflexiva y vitalmente a partir de sus propios intereses y condiciones socio culturales, lanzamos la pregunta rosa: ¿Qué están esperando?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s